¿Por qué son tan baratas las impresoras y sin embargo son tan caros los cartuchos?

El precio de una impresora es realmente bajo, y las principales marcas tienen establecida una guerra de precios en el tiempo para conseguir vender sus máquinas, algunas marcas, venden incluso por debajo de su coste. ¿Es factible ésta política de precios tan agresiva? A corto plazo puede valer para posicionar la marca en el mercado, pero a largo plazo es del todo insostenible por la acumulación de pérdidas de la compañía. Entonces, ¿Cómo es posible que sigan vendiendo sus impresoras a un precio tan bajo? La respuesta está en el otro componente del precio de las mismas, los cartuchos de tinta.

Los cartuchos de tinta es donde realmente ganan dinero los fabricantes de impresoras. Hace años, las impresoras eran más caras y los cartuchos duraban más tiempo, pero conforme el mercado se ha ido declinando a comprar la impresora más barata, los fabricantes han tendido a bajar los precios y a compensarlo o con menos cantidad en los cartuchos o mayor precio en los mismos.

Una respuesta a “¿Por qué son tan baratas las impresoras y sin embargo son tan caros los cartuchos?”

  1. ana 31 julio, 2015 en 8:54 am #

    Muy buena pregunta. Ahí está el negocio de los fabricantes. Bajaron los precios de las impresoras, pero nos imponen cartuchos más caros y peores.

Deja un comentario